ESTA MUJER ESTUVO 3 SEMANAS CUBIERTA DE ESCAMAS DE PESCADO. CUANDO LOS MÉDICOS SE LO QUITARON, NO LO PODÍAN CREER….

ESTA MUJER ESTUVO 3 SEMANAS CUBIERTA DE ESCAMAS DE PESCADO. CUANDO LOS MÉDICOS SE LO QUITARON, NO LO PODÍAN CREER… Maria Ines Candido da Silva, de 36 años, se encontraba trabajando como camarera en un restaurante en Brasil cuando se produjo una gran explosión en su lugar de trabajo. Un depósito de gas estalló y la lanzó al suelo. Los bomberos y los paramédicos llegaron poco después y la llevaron enseguida al hospital. Se sentía mareada y aturdida, pero lo peor es que tenía los brazos, el cuello y la cara terriblemente quemados. El dolor se hizo cada vez más intenso, y después de conocer la extensión del área dañada, Maria tuvo mucho miedo de quedar desfigurada de por vida. Pero en el hospital tuvieron una idea muy singular. Un equipo de médicos le propuso un nuevo tratamiento que todavía no había sido probado con humanos: aplicar escamas de pescado sobre las áreas quemadas para reconstruir la piel. Concretamente, querían usar el pez tilapia, que habita en los ríos de Brasil y es conocido como una de las especies más resistentes a las enfermedades. Se creía que las escamas tenían propiedades terapéuticas. Para usar el tilapia con fines médicos, hay que limpiar el pescado y cortarlo en cuatro rebanadas de 20 centímetros cada una. Después, y esta es la parte más disparatada, tiene que permanecer congelado durante DOS AÑOS antes de colocarlo sobre la piel humana con un vendaje y dejarlo ahí 10 días en total. Desde el caso de Maria, 50 personas más han aceptado someterse a la terapia con escamas de este pescado. Debido a que las pruebas de laboratorio han arrojado resultados muy positivos, ya se ha declarado oficialmente su eficacia. Desde el caso de Maria, 50 personas más han aceptado someterse a la terapia con escamas de este pescado. Debido a que las pruebas de laboratorio han arrojado resultados muy positivos, ya se ha declarado oficialmente su eficacia. Maria sufrió quemaduras tan graves que muchas partes de su cuerpo quedaron cubiertas con estos vendajes, algunas de ellas el doble del tiempo que estipula el tratamiento. Como su caso era de los peores, resultó ser un “conejillo de Indias” perfecto para probar esta nueva terapia. 20 días de tratamiento con escamas de pescado fueron suficientes para regenerar la piel de Maria y dejarla suave e hidratada. La chica estaba llena de gratitud y por fin pudo sentir un gran alivio. No solo había sobrevivido al accidente, sino que además se había recuperado muy bien. Aquellos que han padecido quemaduras graves saben que este caso es prácticamente un milagro.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!