¿Qué es lo que realmente contiene el refresco de cola?

El refresco de cola es probablemente, una de las bebidas que nunca falta a la hora de comer, en cientos de casas; niños y adultos la consumen sin control, lo cual puede desencadenar varios efectos negativos a la salud. El mayor consumidor de refrescos a nivel mundial; pues de acuerdo con datos emitidos por el Instituto Nacional de Salud Pública, una persona en promedio ingiere 163 litros de esta bebida al año, 45 más que un estadounidense y 7.3 veces más que el promedio mundial. El Poder del Consumidor realizó un análisis a una de las latas de 355 mililitros de la marca más representativa de este sabor de refresco y descubrió las verdaderas características y valor nutricional de este producto. Se encontró que por cada una de estas presentaciones contiene 37 gramos, lo cual equivale a 7.4 cucharadas cafeteras de azúcar, es decir, cifra que va de un 106 a 148% de este ingrediente recomendado para un adulto por día. Lo cual contrasta con la cantidad máxima tolerada, según la Asociación Americana del Corazón asegura, la cual es de 5 a 7 cucharadas cafeteras de azúcar al día y que pone en riesgo incluso a los niños, ya que si la bebe estará consumiendo de 185% a 247% del azúcar recomendada, pues solo puede ingerir de 3 a 4 cucharadas cafeteras diarias. Respecto al sodio, se encontró que presenta 78 miligramos, empleados en este tupo de bebidas para diluir el intenso sabor dulce, pues de otra forma el cuerpo podría aceptar este líquido. Una lata de refresco de cola cuanta con colorantes, que de acuerdo con varios estudios, ocasionan cáncer, por lo que la cantidad máxima de estos no debe rebasar los 16 microgramos y una lata contiene poco más de 130, equivalente al 800%. La etiqueta es poco descifrable y muy confusa; no está regulada bajo ningún criterio internacional reconocido, lo cual engaña notablemente al consumidor, como cuando afirma contener “concentrado sabor cola”, que exactamente nadie conoce. Se han realizado varios estudios bromatológicos que aseguran, este refresco contiene altas cantidades de ácido fosfórico, el cual no permite la absorción del calcio en huesos y que la extrae de los mismos, lo cual puede desencadenar osteoporosis. Ante esto, lo recomendable es no consumirla de manera frecuente pues se corre el riesgo de padecer diabetes a mediano plazo, anemia y contraer infecciones, principalmente en niños ancianos y mujeres embarazadas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!