34 cosas muy asquerosas que pasan a las madres primerizas y para las que nadie les preparó

Básicamente, goteas y chorreas por todos lados… Vale la pena. No es fácil ser padres primerizos. Hay una cantidad de miedos siempre presentes que se juntan con la emoción y espera. Al cargar con el bebé en su vientre, suele ser la mujer la que se lleva la peor -y a la vez, más hermosa– parte del proceso, en especial porque el cuerpo sufrirá una gran cantidad de cambios para los que nadie está preparado.

Cambios que pueden parecer realmente duros, pero que muchas madres han tenido que pasar. Si eres primeriza, de seguro que ya puedes identificarte con muchos de estos puntos.

1. Te empiezas a sentir como un verdadero camaleón porque toda la piel de tu cuerpo cambia

2. … Incluso en tu vagina. Sí, tu vagina cambia de color también. Se oscurece

Mara Parra/UPSOCL

3. Aparece acné en tus pechos a causa del revuelo de hormonas por el que estás pasando

4. Venas oscuras visibles aparecen en tus pechos, haciendo que parezcan un verdadero mapa

5. Y claro, crecen tanto y tan rápido que ni siquiera crecen parejas. Una parece aperitivo y la otra, plato principal

Mara Parra/UPSOCL

6. El volumen de tu sangre incrementa de forma significativa, lo que explican las venas hinchadas y el sangrado de nariz por el que pasas de forma regular

7. Es mucho más fácil estar estreñida a la hora de defecar

8. Tus tobillos desaparecen bajo un mar de inflamaciones

9. Te conviertes en un basurero humano. Toda la comida es buena comida y toda la quieres porque “el bebé” está hambriento 24/7

10. Te empiezas a sentir como Pie Grande porque no sólo tu pelo crece más rápido y grueso, sino que en lugares donde no sabías que podía crecer

Mara Parra/UPSOCL

11. Experimentas algo conocido como “tapón mucoso”, que es básicamente un hilo sangriento de moco que protege al bebé de infecciones externas y suele botarse antes de dar a luz

Mara Parra/UPSOCL

12. Desarrollas una línea negra que se extiende desde tu ombligo hasta tu entrepierna

13. Hablando de ombligos, probablemente se saldrá y la gente querrá tocarlo

14. Pasarás la mayor parte del tiempo con tu cabeza en el excusado durante los primeros meses, vomitando por todo lo que se te cruce

15. Vas a gotear por todos lados. Sí, tu vagina y tus pechos también

Mara Parra/UPSOCL

16. Como goteas tanto ahí abajo, habrá veces en que tendrás que ingeniar algún tipo de toallita para poder continuar con tu día

17. Tu estómago no tendrá siempre una ideal forma redonda, tu bebé y sus movimientos hará que a veces luzcas realmente deforme. Es normal

Mara Parra/UPSOCL

18. Las estrías comienzan a aparecer en tu estómago y tus pechos. Son tus tatuajes del embarazo

19. Te vuelves una experta en los recipientes para orinar. Tus doctores las revisan en cada visita, así que se vuelve como montar una bicicleta

20. Siempre tienes calor, como si hubieses quedado atrapada en un sauna con muchas capas encima

21. Por lo mismo, sudas bajo tus pechos, en tus pies, en tus muslos. Incluso donde no deberías sudar

22. Consumes las combinaciones más asquerosas y extrañas de comida. Para ti no se vuelve extraño el queso con chocolate ni la torta con vinagre

Mara Parra/UPSOCL

23. Tu estómago se vuelve tan grande y pesado que ni te puedes agachar para afeitar tus piernas. En realidad, te cuesta afeitar todo

Mara Parra/UPSOCL

24. Como tomar una ducha puede resultar en un proceso bastante agotador, te saltas uno que otro lavado de pelo hasta que está totalmente grasoso

25. Vistes el mismo sostén de maternidad una y otra vez. Lavar es agotador, ducharse es agotador. Todo es agotador. De todas formas, haces tus cosas demostrando lo fuerte que eres

26. Cuando comes, las migajas caen por tu camiseta y ni te preocupas de sacarlas, pues como dijimos, todo es agotador

27. Puedes pasar de un llanto a feo a reírte, luego a orinarte de la risa para volver a llorar en cosa de segundos, pues tus hormonas están fuera de control

Mara Parra/UPSOCL

28. Llegas a un punto en que dejas tus gases salir con estruendo. Ya nada importa

29. Tienes que ir al baño a cada rato. Orinas tanto, que empieza a suceder en cualquier actividad que realices, como cuando ríes, lloras o estornudas

Mara Parra/UPSOCL

30. Experimentas extrañas secreciones vaginales a diario

31. Tus muslos topan tanto el uno con el otro que terminan irritados

32. Las hemorroides son reales y pueden suceder. Puede ser por empujar cuando estás constipada o por empujar sacando a dicho ser humano de tu cuerpo

33. Sientes que tu bebé está tirando bombas molotov en tu esófago, resultando en la peor acidez de tu vida

Mara Parra/UPSOCL

34. Terminas tu día viendo esos videos de parto realmente gráficos, con fines científicos

¿Has pasado por alguna de estas situaciones durante el embarazo?

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!